Guías de Preparación

Que método utilizar para preparar tu café/té en frío

6

Ahora que ya se ha puesto “el horno” a tope, que parece que no sobrevives sin aire acondicionado y que casi te fusionas con tu silla en las terrazas, la verdad es que apetece emigrar al polo norte y las cosas bien frías.

Bueno, como el polo norte está lejos y no estamos para vacaciones largas, lo más cercano que tenemos a esas tierras son nuestros queridos amigos los Huskies. Y estos perros no tienen un pelo de tontos, si les pones una bañera llena de cubitos de hielo ellos se lanzan tan panchos y sin pensarselo a ese paraíso congelado y les ves relamiendo los cubitos. En España parace que tenemos las mismas tendencias animales, aquí no se puede beber nada sin un kilo de hielo.

Pues bien, esto supone un problema cuando queremos bebernos nuestro café y/o nuestro té cotidiano : los muy sabandijas / majos se preparan calientes y hay que enfriarlos rápidamente para poder beberlos… ¿O nó?

Aquí van las tres posibilidades que tienes para preparar tu dosis diaria en frío :

4

1 – La Clásica : alias “una buena hostia al gusto con tal de tomármelo rápido”.

Lo hemos visto todos. Pedimos un espresso o terminamos de infusionar el té para luego vertirlo directamente en un vaso de cristal gordo repleto de cubitos de hielo. Cada vez que pasa esto un lindo gatito se muere de pena en el mundo, piensa en ello la próxima vez que lo haces.
¿Porqué? Verás, tu preparas/te preparán una bebida caliente y el agua va infusionandose con la materia que le hechas poco a poco. Esta adquiere una textura y un sabor determinado a esa temperatura. Normalmente, si esta bien hecho, el té oscilará entre 65ºC a 93ºC como mucho y tu espresso estará entre 89ºC y 95ºC si la máquina está bien regulada.
¿Que pasa cuando pones esta materia líquida en contacto con una materia sólida entre 0ºC y -13ºC (que suele ser la temperatura media de un congelador)? Cuando los juntas, hay como unos 80ºC (una media rápida) de diferencia entre los dos. Es explosivo, literalmente, los cubitos de hielo explotan sistematicamente. Te has cargado una cosa bonita.

Es como si cogieras un pollo bien sabroso y de buena crianza, le dejaras en libertad por unos minutos en el sahara y luego le metieses de lleno en una cámara fría trás darle el soplamocos de su vida. ¿Como crees que te sabrá la carne luego? Mejor vete preparando una salsa picante para acompañarla por si acaso…

Vamos, que el sabor se va al carajo con el choque térmico y como el resultado se vuelve totalmente aguado al derretirse los cubitos (más agua sin infusionar) eso ya no tiene nada que ver con lo que había al principio. Bueno, por lo menos desaltera.

Si no teneís más remedio o si hay mucha prisa en casa, aquí os enseño el método que me parece más idóneo para hacer esto :

Infusionar el té o el café al gusto

Utilizar una coctelera o un vaso grande para hacer la mezcla. El shaker con tapa es una solución estándar. El llamado shaker boston, que son dos cocteleras juntas o una coctelera con un vaso para cerrar el conjunto es mejor ya que hay mas volumen para el movimiento. Si no tenemos nada, un vaso grande con otro idéntico encima es suficiente. Para la versión superior podemos utilizar un mezclador automático para milkshakes.

Aunque yo nunca recomiendo poner azúcar en nuestras bebidas de té o café, si poneís el azucar antes de batirlo con este método os dará una espuma aún más consistente y bonita, casi una crema.

Para un espresso un cubito de hielo es suficiente, para un café filtro puedes poner dos dependiendo de la cantidad. Para un té, dos cubitos para un vaso grande son más que suficientes, tres si es una tetera entera.

 

Ajitar de manera constante, de arriba abajo de manera a formar una línea recta, con una mano en cada base de nuestro shaker y en un ángulo obtuso de unos 60º. Cuando las dos partes se escarchen sabremos que está listo, no obstante, cuanto más agitemos más espuma saldrá, que es el gran reclamo de este método.

Servir inmediatamente.

Veredicto :  Aspecto *****  Textura ***  Sabor (Té**) y (Café*)

La parte espumosa atrae a nuestros labios y si le ponemos un par de pajitas cortas en un vaso tipo margarita o copa martini nuestros amigos se quedarán epatados. Todo esto en detrimento de la textura, que se salva por la espuma, y por supuesto del sabor aguado (menos con el té) y destruido por las amplitudes térmicas a las que hemos sometido el brebaje.

2 – El Paciente : alias “la que parece una buena idea pero que deja un mal sabor de boca como el final decepcionante de una buena película”.

Estamos ya dentro de lo razonable y del mejor gusto. Lo que pasa es que hay que esperar. Simplemente se prepara el té o el café como se hace de costumbre ; la infusión en caliente, una vez lista, se pone directamente en el frigorífico y nos olvidamos de ella durante un rato. Un tiempo después simplemente vamos al frigo y nos
servimos la preparación.

Dos cosas que hacen que esto tampoco sea lo ideal :

  • Como con el método anterior, se pone algo muy caliente en algo muy (menos) frío. Una de las cosas que los que aman el café filtro bien hecho y el té bien infusionado, es que los sabores van evolucionando según la temperatura va bajando. Es decir, así nos cargamos todos los matices y eso que los pobres no nos han hecho nada.
  • Aunque no lo queramos, siempre quedarán micro partículas en suspensión en la infusión que van ha seguir contribuyendo al sabor. Como dejamos nuestra preparación en su punto antes de refrigerarla no habría que tocarla más. Lo que pasa es que eso sigue evolucionando, aunque vaya lento, así que más de un día no habría que guardarlo, si nó se transforma en una cosa amarga, áspera y astringente. De príncipe a sapo vamos.

Veredicto :  Aspecto (Té*) y (Café***)  Textura **  Sabor ***

Según se va oxidando,  el invento se nos va oscureciendo si es un té y eso se va transformando en un potingue de bruja. Con el café no pasa. La textura es la misma que con un café filtro o un té normal, no aporta nada pero por lo menos no cambia nada. Si se consume el mismo día tenemos un sabor más que decente pero atenuado. Luego se va transformando poco a poco en “monstruo come paladares”. No dejes que te pille desprevenido, no tendrá remordimientos con destruir tu lengua.

5

3 – El listo : alias “¿El qué? Nó, no me gusta Coldplay estoy hasta el moño de…. Ah, Cold Brew dices… ¿Y essso k é?”.

Por fín llegamos a lo bueno. Os escribiré una guía rápida de preparación precisa para la versión cafetera y para la versión té además de lo escrito aquí. El Cold Brew es eso, una infusión en frío. Ponemos agua del tiempo, un poco de café molido o algunas ojas de té y las dejamos liberar sus secretos lentamente en el frigorífico.

De media nos vamos a las 15H de infusión (!), 100 gr de café molido gordo por 1L de agua. Más sobre este método aquí.

Para el té, de media serán una cucharilla de hojas de té por 300 Ml de agua. Con el Té Blanco esperar 2h, Verde y Amarillo 3h, Oolongs 3-4 horas y Pu’er/Negro unas 5 horas. Más sobre este método por aquí.

Con este método todo va más suave. La materia prima tiene más tiempo para expresar lo que lleva dentro. Las sutilezas son evidentes cuando se prueba y sobre todo si se compara con los otros. La textura también se ve incrementada, dando algo próximo a lo licoroso, casí como un Whisky, sobre todo con el café. Si se filtra el brebaje con un chino os durará una semana.

Una pócima fría como nunca habreís probado. Además, como está bien concentrado, si le añadís el sacro santo cubito de hielo no se jorobará casi nada. ¿A qué esperaís?

Veredicto :  Aspecto *** Textura ***  Sabor *****

hth
Si preparas los tres métodos hasta puedes hacer una tarde de degustación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s