Información general

Erasé una vez el comienzo…

So it begins… Las primeras impresiones son las mas importantes, así que antes de hilvanar conceptos, impresiones, técnicas, consejos, cabreos, cachondeos y demás, lo mejor será que hablemos un poco del iluminado que está detrás de lo escrito en este blog.

Alquimista a tiempo parcial y aprendiz poeta, llegué al mundo del café tardíamente, siendo un reconocido miembro del equipo “el té es mejor y los cafeteros no soís mas que unos drogaos insensibles”. Esos mismos individuos del bando aparentemente opuesto siempre trataron de imponerme sus mejunjes varios, vendiéndome conceptos estrafalarios y milagrosos sobre su adicción preferida :


– Tío, que no le hechas suficiente azúcar al café coño, por eso te sabe mal.

– Al té no le hecho azúcar y me sabe bien. Una infusión se vale por si misma.

– Eres un elitista y un snob. Vete con tus hojas mojadas a freír espárragos.


– Oye, que ese té tuyo no me despierta una mierda. Yo necesito mi chute por la mañana o el día se me encarrila mal.

– Eso es por costumbre, el té solo tarda más en hacer efecto ; y haces bien en hablar de “chute”, la pócima esa que tomas es como una patada en los huevos, despierta pero luego cuesta levantarse.

– Pues tu mixtura herbacea me sabe a lechuga pasada. Cada uno a su lado de la mesa y punto.


– Majo, el café es más barato y te lo bebes rápido. Ya te estoy esperando por la infusión tuya esa de la narices.

– La comida rápida va de barata (que no lo es) pero te machaca la salud. Además creía que nos veíamos para pasar tiempo juntos y esta tardanza ayuda a la conversación.

– Bueno, algo es seguro : soportar más tiempo esa cara boba que tienes siempre me dará de que hablar.


– ¿ Sabes que el café con leche sabe mejor verdad ?

– También es super indigesto y, como no saben hacerlo con la cafetera, queman la leche con lo cual sabe más ágrio todavía. Además fíjate en el estado de limpieza del tubo de vapor, no quiero pillar ninguna enfermedad.

– ¡ Siempre tienes que arruinarme mi pausa joder !


Por pura aversión no soportaba ni el olor a café. Era como una reacción epidérmica instintiva a la masacre cotidiana que sufren la mayoría de los kilos empaquetados que circulan por nuestros comercios.

thumb-1920-335086

Despues de años de integrismo la vida me dió una de esas oportunidades que una mente inquieta sabe aprovechar : probé un café hecho con un filtro (¿ esos saben peor todavía que con máquina no ?) por un quebequés ilustrado en casa de un amigo que sabía a frutas tropicales.

Mi primera reacción fue :


 – ¿ Que le has hechado para que sepa así ?

–  Nada es natural.

– Ya claro. Mira ya sé que mi cuerpo ha vuelto a rechazar mi tercer trasplante de celebro pero el café no sabe así…

– Está visto que no sabes nada Juán Nieve John Snow.


Y resultó que era verdad.

Que maravillosamente equivocado estaba. Dos nuevos mundos se ofrecerion a mí.

Fue como meterse en la piel de Alicia y seguir al conejo blanco a través de su infinita madriguera. A partir de ese día descubrí nuevos mundos de sabores, aromas, colores y texturas.

Fuí de sorpresa en sorpresa, con una emoción creciente comparable a la de un niño a quién le han regalado un camión lleno de juguetes y que se da cuenta de que cada nuevo objeto que pasa por sus manos es mejor que el anterior.

Me lancé y acabe metiendo un pié en la técnica. Luego me enamoraron los rituales y las pautas, haciendo que todo pareciera un desafío permanente, algo que te invita a superarte para sacarle su mejor versión a cada materia noble. Por mucho que se quiera, ninguna taza es igual.

Leí libro tras libro y me di cuenta que, al mismo tiempo que descubría el café, también redescubría completamente el té, ese compañero de tantas andanzas que creía conocer. Me dió hasta verguenza darme cuenta de como lo había preparado y bebido durante tantos años. Lo mejor de todo es que sigo descubriendo cosas todos los días.

Hablaremos de lo que podeís hacer fácilmente en casa, con cuatro duros se pueden hacer maravillas. Veremos como reconocer la materia prima, como comprar mejor y no más caro. También veremos como reconocer los mejores sitios para tomarse algo fuera, todas las señales están ahí para el que quiera verlas. Analizaremos tendencias, modas y ocurrencias que surjen del mundillo de los apasionados. Nos iremos juntos a darnos una vuelta por la historia de los brebajes y miraremos más de cerca como son las plantas.

Espero convenceros en el futuro, a través de mis artículos y de mis historias, de lo diferentes que pueden resultar una taza de café o un bol de té cuando se les presta un poco más de atención, se les da un poco de mimo, cariño e incluso amor. Os aseguro que os lo devolverán.

Coffemap
Distribución histórica del Café Arábica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s